Weekly Image - 3

Ordenador actualizado - Manjaro 16.06rc1

Con la reciente salida de la actualización de Manjaro a su versión 16.06rc1 he decido actualizar mi ordenador y darle un toque nuevo con un formateado de disco incluido. He optado por el entorno de escritorio XFCE para volver a lo que he usado siempre, después de haber usado durante unos meses gnome 3.18. Esta actualización es muy recomendada para mi, puesto que con el nuevo kernel y el trabajo de los desarrolladores de Manjaro ha quedado una versión, aunque en rc1, muy decente, incluso ha arreglado mi problema con la tarjeta gráfica, siempre tedioso, ahora se configura automáticamente en la instalación. Dejo aquí unas capturas de pantallas de mi actual escritorio:



Más politainment al ciudadano - Análisis

"Hay una alternativa extremista" comienza a decir Rajoy para empezar lo que aunque camuflado se puede considerar como campaña, aunque por considerar, echando la vista atrás podemos considerar como campaña cada intervención del parlamento de la última y corta legislatura. Ahora le toca al ciudadano contribuyente apreciar como se vuelve a gastar el dinero en campañas políticas que apelan al miedo y a los imposibles. Y es mucha la responsabilidad que los medios tienen, aunque no la toman, cogiendo siempre los detalles que hacen que el público se enganche, en lugar de que el público se informe.

Son conocidos los pactos, las miradas y los gestos que se dedican los políticos entre sí y se hacen auges mediocres de estos sucesos. Mediocres porque apenas duran unas horas y se vuelcan luego en la papelera de reciclaje, por si hacen falta más tarde. Cabe pensar entonces que estos pasatiempos noticiaros no son más que mero espectáculo en el que el espectador debe verse atrapado, enganchado y del cual debe tener una sólida opinión que normalmente viene dada por el noticiario que haya visto esa día. Cabe pensar también, si se va más allá, que sobran absolutamente, pero es que si uno sigue pensando, se da cuenta de que de esto es de lo único que se nutre la política española en estos últimos meses, del espectáculo, del politainment.

La manera de enganchar al espectador que después pone su voto en las urnas es dándole las noticias más minuciosas que hagan de la política una telenovela, dándole titulares enrevesados que fomenten la separación cada vez más entre los partidos que pueden llegar a parecerse, y la separación no es entre los políticos, es entre sus votantes.

A la vez que se necesitan medidas y se exigen medidas en el país tanto a nivel interior como exterior los políticos se culpan los unos a los otros en un fracaso de legislatura, al mismo tiempo el país sigue. El fracaso no es solo económico frente al gasto de las nuevas campañas, también es ideológico puesto que los partidos se han visto tan arraigados a sus votantes (a los que ellos querían arraigarse) que no han sido capaces de llegar a un pacto. De esta manera han conseguido los que se quejaban de lo que había, que siga lo que había. Resalta de esto un hecho notorio que es la poca empatía ante el fracaso, al público solo le llegan lágrimas de cocodrilo.

Desgraciadamente en política, desde mi punto de vista, resulta dificultoso creer a los líderes y componentes de los partidos, a cualquiera. Ciertamente nunca sabes cuando tiene la razón, o cuando te está llevando a la razón, o cuando te hace creer que tiene la razón. En mi opinión habría que ponerle una duda a cada aclaración que hagan estos, porque su trabajo (desgraciadamente) depende de su convencimiento a las masas, y a las masas les gusta dejarse convencer por quienes creen que lleva la razón.


Rafael Barón González - Ripoll,  estudiante de la UCLM de Ingeniería Informática.